Potenciales herramientas para el desarrollo sostenible

Durante RIO+20, se debatirá sobre este nuevo instrumento en la búsqueda de equilibrar los pilares sociales, ambientales y económicos del desarrollo sustentable. Dudas y convicciones sobre su marco de acción.

Economía Verde

Crisis y oportunidad, dos formas de considerar un mismo suceso. La crisis que desde 2007 afecta a varios países del mundo también puede ser analizada como una oportunidad para balancear el crecimiento económico, la sostenibilidad ambiental y la justicia y equidad social. Por ello, RIO+20 permitirá debatir sobre el concepto y las posibilidades de aplicación de la llamada “economía verde” a escala global, una concepción que se propone como una potencial herramienta para alcanzar el desarrollo sostenible.
Esta iniciativa, que fue presentada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), aún debe ser analizada, previa a la consideración de su aceptación por los países participantes.
Según el informe “Aportes para ser incluidos en el documento de compilación que servirá de base para la preparación del documento de la Conferencia de Desarrollo Sostenible (RIO+20)” presentado por la Argentina ante la ONU, “el concepto de ‘economía verde’ no posee aún una definición consensuada a nivel internacional. Esto implica que únicamente podría llegar a acordarse un conjunto de medidas con la flexibilidad suficiente para que satisfagan las necesidades de todas las partes”.
El subsecretario general de la ONU y director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, explica a RIA que “el concepto de ‘economía verde’ destaca las políticas y los mecanismos inteligentes que incrementan la economía global, combaten la pobreza y generan trabajo sin forzar la huella humana planetaria más allá de sus límites”.
La entidad internacional presentó su concepto de “economía verde” a fines de 2008 con la intención de lograr una transición hacia un tipo de economía con bajo consumo de carbono y que utilice los recursos de manera eficiente. Según manifiesta el organismo, “la mala asignación del capital, que en las últimas dos décadas se centralizó en los combustibles fósiles, alentó la rápida acumulación de capital físico, financiero y humano, a costa del agotamiento excesivo y la degradación del capital natural, que incluye la dotación de recursos naturales y los ecosistemas”.
En este sentido, la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO, por sus siglas en inglés), junto con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), prepararan un documento para RIO+20 en el que se expondrán diferentes escenarios, retos y opciones normativas relacionadas con la posible aplicación de la economía verde al sector de la agricultura y la producción de alimentos (recuadro: Una agricultura sostenible).
Como destaca a RIA el representante de la FAO en la Argentina, Alejandro Flores Nava, “la propuesta es hacer una reflexión colectiva y un compromiso global para producir más con mucho menos y con menos impacto sobre el ambiente”.
De esta forma, al igual que otros sectores, la agricultura se suma a ese desafío de, “hacer un uso más sostenible de los recursos naturales al tiempo que se incremente nuestra eficiencia en la producción de alimentos”, subraya Flores Nava (ver recuadro: Una agricultura sostenible).

La visión regional
Muchos países en desarrollo consideran que esta iniciativa, en los términos actualmente planteados, podría tener implicancias perjudiciales en términos de competitividad, acceso a mercados y reducción de la pobreza.
En este sentido, durante una de las reuniones preparatorias para RIO+20, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) discutió sobre la adaptación de la economía verde a un contexto agroexportador como el de la región y advirtió que su aplicación. Asimismo, el G-77+China, grupo de países en vías de desarrollo cuya presidencia en 2011 estuvo a cargo de la Argentina, indica que “la economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza debe ser desarrollada en concordancia con los principios contenidos en la Declaración de Río sobre Desarrollo y Medio Ambiente, en la Agenda 21 (ver recuadro: Cumbre de la Tierra: Agenda 21), como así también en otros instrumentos posteriormente adoptados para la ejecución del Programa 21, en particular el Plan de Implementación de Johannesburgo”.
Además, considera que “la pobreza sigue siendo el problema más urgente en el ámbito del desarrollo sostenible”, y erradicarla “debe orientar nuestros esfuerzos hacia la sostenibilidad, teniendo en cuenta las necesidades de las generaciones presentes y futuras”.
En esta línea, la Argentina sostiene que la propuesta del PNUMA es un “instrumento” para el desarrollo sostenible que “debería conservar la necesaria flexibilidad como para poder ser adaptada a los distintos niveles de desarrollo y a las principales prioridades y necesidades de política nacional”.
Asimismo, como se lee en el documento oficial presentado ante la ONU, “la pregunta que subsiste es cómo los países en desarrollo pueden asegurarse que habrá beneficios y cómo se financiarán en la transición hacia la economía verde”.
En este sentido, Steiner adelanta que “una de las razones por las cuales RIO+20 será importante para lograr acuerdos políticos y cooperación entre naciones, es en lo relacionado a los cambios necesarios para apoyar esta transformación y el flujo de inversiones destinadas a disminuir las emisiones de carbono y a desarrollar tecnologías limpias y eficientes”.
Según sus propios cálculos, los ahorros en costos de capital y combustible para generar energía podrían, en el marco de una economía verde, promediar los 760 mil millones de dólares entre los años 2010 y 2050.
Actualmente, la ONU pretende presentar en RIO+20 un borrador para ser utilizado como base para la discusión, aunque aún no hay consenso entre los países en aceptar este documento en el marco de las negociaciones.
Este documento expresa que “la economía verde no es un conjunto rígido de normas, sino un marco de trabajo para la toma de decisiones” y reconoce que “cada país tiene una realidad social, económica y ambiental propia; que enfrentan grandes desafíos en cuanto a la erradicación de la pobreza y el crecimiento sustentable, y que la transición hacia una economía verde requerirá ajustes estructurales que podrían aumentar costos adicionales a sus economías”. Por lo tanto, queda evidente la necesidad de analizar la coherencia de la propuesta con las reales posibilidades de obtener un resultado equitativo e inclusivo en todos los países.

Más información:
Achim Steiner – PNUMA/ONU
El Dr. Steiner es el actual subsecretario de la ONU y director ejecutivo del PNUMA. Nació en Brasil en 1961 y su formación académica incluye una licenciatura en la universidad de Oxford, así como una especialización en la Universidad de Londres en desarrollo económico, planificación regional y política internacional en desarrollo ambiental.

don wear a bowtie unless you wearing a tux
quick weight loss What Clothes Are Appropriate for Tween Girls

personalized 3 year old daughter doesn
quick weight lossPrevailing Gucci Exclusively For Brilliant Lady
How to Become a Fashion Photographer in Eight Steps
free gay porn Sunglasses are a staple in the techno scene

Tips to Be Successful in Logo Designing
hd porn This grocery week

When to Apply Eye Cream Makeup When Wearing Contact Lenses
black porn 30 miles from West Coast University

How to Make Green Tea Face Cream
how to lose weight fast dip dye color in which the ends are dipped in color

Remember the Old Fashion Kitchen Gardens
quick weight loss Maybe you remember more the Willy Wonka era

Top 10 Most Common Dog Breeds in America As Pets
miranda lambert weight loss I’d look and keep looking

Pack for 4 weeks in a carry
christina aguilera weight loss to have game titles gals

How do I wear boyfriend jeans
weight loss tips the integration of ancient and art off of the historical background

Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.